El visual listening es un aliado valioso para las marcas de retail, del que no deberían prescindir, especialmente si quieren hacer un mappeo 360º de la experiencia de consumo e integrar los insights de los consumidores.