Las cosas claras: ser el Community Manager de la empresa y gestionar las Redes Sociales y las comunidades… digamos que tiene sus altibajos; y esto es así, empezando por la etiqueta de “ah, ¿eres Community Manager? Tiene que ser divertido y además no tendrás mucho trabajo”. Así que, en honor a todos los compañeros de profesión que haya por ahí, desde Digimind hemos elaborado una lista de las mejores cosas que sólo nosotros, los adictos a las Redes Sociales, vamos a entender (con GIFs ingeniosos, ¡por supuesto!). Estamos seguros de que muchos se sentirán identificados…

1)  Cuando la gente te dice: “Entonces, ¿te pagan por estar en Facebook todo el día? Tienes el trabajo más fácil del mundo.”

Eh…, creo que no. Estás harto de escuchar a todos decir que no tienes un trabajo de verdad, así que un simple movimiento de ojos viene más que al pelo.

2)  Tratas de explicar tu trabajo a familia o personas mayores y… simplemente no lo entienden, por más que se lo expliques con ejemplos adaptados a otros tiempos…

“Ser Community Manager significa… Bueno, ¡olvídalo!”

3)  Te molesta la gente que #hace #un #hashtag #de #cada #una #de #sus #palabras

Les reconoces al pelo.

4)  Cuando pasas infinitas horas elaborando el post perfecto y… pasa desapercibido

Así funciona internet, amigo

5)   Cuando algunos de tus seguidores te hablan a través de la página y presuponen que están conversando directamente con el director de tu empresa

Estamos encantados de interactuar con nuestros usuarios y clientes pero, por favor, los pies en la tierra…

6)   Cuando algún alto cargo de tu empresa se te acerca y te dice: “Oye, ¿puedes hacer que esto se convierta en viral muy rápido?”

Nadie puede predecir lo que se convertirá en viral, pero descuida, hare uno de uno de mis trucos de magia. ¡Claro que sí!

7)   Cuando Facebook anuncia que están cambiando algo. Otra vez.

¿En serio, Facebook? Echo de menos el alcance orgánico…

8)   Cuando ves que la estrategia de interacción de marcas de renombre es simplemente nula y se reduce a: “Retweet si…” o “¡Dale a me gusta!”

Venga, chicos, lo podéis hacer mejor

9)   Intentar explicar a alguien cómo mides el RSI de tus Redes Sociales: misión imposible.

¡Ah! Y asegúrate de emplear términos como medida, KPI y escala.

10)  Cuando tu post bate records en RT, compartidos o ‘Me gusta’

Interacción- todo depende de pequeñas victorias en la vida…

11)   Cuando ves que la cuenta de una empresa de la competencia está tendiendo problemas de reputación e imagen

Te solidarizas con todos los Community Managers y esperas que nunca te pase a ti

12)   Cuando algún contenido que escribiste llama la atención de algún líder de opinión de tu industria

Pocas cosas te hacen bailar tanto como ésta

 13)   Ser, o creer ser, un pionero en el mundo de la tecnología

“¿Habéis oído hablar de esta nueva aplicación / red social / plug-in / gadget que hace x, y, z ?”

14)  Darte cuenta de que tienes uno de los trabajos más maravillosos del mundo y al final del día, a pesar de todo, ¡te encanta!

Admitidlo. Todo el mundo quiere ser Community Manager porque lo único que hacemos es jugar en Facebook, ¿no?

Aquí lo tenéis. Los aspectos buenos, malos y horribles del día a día de un Community Manager. Ah, y por cierto, si me he olvidado de algo no dudéis en comentarlo aquí abajo y por supuesto ¡en las redes sociales!

¡Por cierto! Como amantes (y practicantes) del universo Redes Sociales, te compartimos nuestra guía completa de recetas top para optimizar tu estrategia social media.

Libro de recetas para los analistas de redes sociales

Ana Cerezal
Marketing Manager Digimind de oficio, pero siempre acompañado de un ‘happiness ambassador’ de beneficio. Además de la buena escritura, a Ana le gusta la publicidad creativa, todo lo que venga en digital, los aromas y el color blanco.

1 Comentario

Deja un comentario